es pt en
Fábrica do Chocolate
Reserva Online
Adultos
Niños
Reserva Online
Adultos
Niños

Hotel 'Fábrica do Chocolate'

Verdaderamente temático

Este es un pequeño Hotel de charme donde cada habitación cuenta una historia diferente. Las 18 habitaciones (de las cuales 5 son suites dúplex) son únicas. El huésped puede dormir en el confort de una de sus marcas de chocolate preferidas, en el ambiente de las rozas ecuatoriales de cacao o incluso en el imaginario de historias clásicas como “Charlie y la Fábrica de Chocolate” o “Hansel and Gretel”.

Aquí, el huésped podrá mimarse con un tratamiento rejuvenecedor de chocoterapia, disfrutar de la exclusividad de una fuente de chocolate para dos y conocer diversos tipos de chocolate en una cata comentada, después de una inspiradora visita al Museo.
 
Llevamos el concepto de la tematización del Hotel al pie de la letra, descubra aquí nuestras habitaciones!

Servicios que endulzan su experiencia

Cualquiera que sea la habitación, siempre habrá chocolate para recibir al huésped y para aliviar el dolor de la despedida. Pero durante su estancia con nosotro podrá siempre consultar nuestra carta de room service, diseñada para mimar a nuestros huéspedes.

Amenities de chocolate

Todos los servicios, incluyendo la línea de amenities, contribuyen para una experiencia temática de chocolate. En el cuarto de baño, el huésped encuentra a su disposición amenities temáticos que incluyen un jabón que se parece a un cuadrado de chocolate, gel de baño, champú y crema hidratante también con aroma de chocolate. Un ambientador de chocolate asegura que en todas las habitaciones y áreas comunes del Hotel se “embriagan” los más golosos, de la misma forma que la antigua 'Fábrica do Chocolate' lo hacía en las calles más cercanas al edificio.

¿Y nuestro desayuno? ¿Quién se resiste?

El desayuno de la 'Fábrica do Chocolate' es uno de aquellos que nos hace desear que la mañana llegue.
 
El pan de grué, especialidad exclusiva de la 'Fábrica do Chocolate', es un pan oscuro, de cereales, con grué de cacao, que le acrecienta una textura crujiente y un profundo y reminiscente aroma de chocolate, sin que sea dulce.
 
La mantequilla de las Marinhas, considerada una de las mejores del mundo, no falta a la mesa de nuestro desayuno. Confeccionada artesanalmente, aunque que salvaguardando siempre la seguranza alimentar, es una mantequilla requintada sin colorantes, ni conservantes.
 
Tampoco faltan los zumos de frutas variadas, cereales de desayuno, hojaldradas, queso, embutidos, tarta y fruta laminada para sumergir - o no - en las irresistibles fuentes de chocolate negro o de leche.